OBJETIVOS

Implementación de técnicas de cultivo agroecológico

Se busca llevar a cabo una forma de producción circular, donde los mismos
recursos invertidos en el espacio y las especies cultivadas permitan fabricar la fertilidad para el ciclo siguiente. Para ello, se considera que en ninguna etapa de la producción intervengan fer􀆟lizantes, herbicidas o pesticidas químicos. Esto para demostrar que una forma de producción que busca imitar el comportamiento de la naturaleza sin atentar contra el medio ambiente sí logra ser una vía fac􀆟ble, produc􀆟va, abundante y sana.

Promover hábitos de alimentación saludable

Se busca que en los talleres y en el trabajo en las huertas se planteen temáticas en torno a la importancia de la alimentación saludable, a conocer de dónde provienen los alimentos que consumimos y las consecuencias que conllevan los malos hábitos alimenticios en la salud. Se espera, con ello, lograr combatir problemas de salud, obesidad y malnutrición, tan presentes en la sociedad actual.
Los huertos agroecológicos y la agricultura urbana permite una alimentación equilibrada entregando hortalizas y frutales de forma fresca.
De esta forma, se genera, además, un contacto directo con el proceso de cul􀆟vo de alimentos saludables que nos proporcionan los minerales que nuestro organismo necesita y que, muchas veces, la agricultura industrial y convencional no contiene. En suma, las huertas agroecológicas dan buenos
resultados no únicamente desde el punto de vista de los rendimientos, sino y, especialmente por la seguridad de los alimentos obtenidos.

Fomentar la apropiación de espacios deteriorados en comunidades, respondiendo a su identidad local

Se espera que sea un espacio acogedor que transforme el entorno, que refleje a la comunidad, sus características, historia y tradiciones. Desde una mirada ecosocial, el territorio es una entidad multidimensional resultante de prácticas y relaciones. El lugar, es aquello vivido, vinculado al territorio, es una experiencia de localización particular, con una cierta vinculación con la tierra (tierra como origen), con sentido de límites y en directa conexión
con la vida cotidiana. Se transforma en algo que nos identifica y nos acoge, que queremos y que soñamos (Pérez, 2004).

Fomentar la recuperación, generación y validación de saberes locales

Se quiere revalorizar las costumbres y valores culturales de autoproducción saludable de alimentos, reconociendo que esta sabiduría está presente en las personas y que es necesario rescatarla. Son conocimientos que surgen en la experiencia y que permite a los integrantes de una cultura enfrentar los desafíos que les propone su ambiente. Estos saberes son transmitidos de generación en generación, por medio de la tradición oral (Gómez y Gómez, 2006).

Implementar estrategias de conciencia ambiental y manejo integral de residuos

Se espera que la población se haga consciente del deterioro actual del medio ambiente y modifique sus conductas habituales, reconociendo la injerencia que existe en cada uno de nosotros en la disminución de los niveles de destrucción de la naturaleza.
El trabajo en la huerta se plantea como una instancia ideal para plantear que la reducción de gases efecto invernadero y un adecuado manejo de residuos y de los recursos naturales disponibles son acciones que podemos llevar a cabo en nuestra vida cotidiana.

Fomentar la participación y el compromiso con la comunidad

Las huertas no se conciben sin la participación y compromiso constante de la comunidad. La participación se entiende como un proceso en el cual la
sociedad civil, individuos o grupos organizados intervienen en las decisiones y acciones que afectan a ellos u otros (Marquez et al, 2001). En la conferencia de Rio + 20, en 2012, se definió la participación como un prerrequisito para el desarrollo sostenible, entendiendo que es necesario para lograr políticas más inclusivas y efectivas. Por otro lado, la participación es esencial en la creación de políticas públicas efectivas y orientadas a las necesidades reales de las personas.

Propiciar espacios de intercambio de conocimientos

Aprendizaje que logra una internalización de los valores y prácticas ambientales, y un cambio de ac􀆟tud del individuo para con su ambiente.
Creemos en el “aprender haciendo” como forma de lograr un mejor aprendizaje, a través de la unión del trabajo práctico, el saber teórico y la colaboración. Se quiere desarrollar un espacio que permita experimentar, probar nuevas técnicas y comprender los ciclos de la naturaleza.

Fomentar espacios de interacción con áreas verdes

Se espera generar pulmones verdes que repercutan positivamente en la estética de la ciudad, en los microclimas de los barrios y de las viviendas.Estudios muestran que el contacto de las personas con la naturaleza y con la vida al aire libre disminuye el estrés y la ansiedad e impacta en el estado de ánimo, en las emociones positivas y en la realización de tareas de memoria.
Por otro lado, existe un vínculo entre la existencia de huertos urbanos y la delincuencia en las ciudades: al convertir terrenos baldíos en huertas o
jardines, la sensación de seguridad en los barrios aumenta y se produce una disminución de la delincuencia. Al mismo tiempo, fomentan la unión entre los vecinos y el cuidado de los espacios comunes (González, 2011).

Gestionar y fortalecer redes de apoyo y trabajo entre las comunidades y otros actores relevantes del territorio

Se busca crear una red entre los participantes y su entorno, que les permita tener acceso a mayores oportunidades de desarrollo. Entre los beneficios asociados al desarrollo de la confianza se encuentra la generación de disposición a colaborar con el otro, emprender acciones en conjunto y alcanzar objetivos compartidos. De ahí que la confianza permita la asociatividad y la cooperación, a partir de los cuales deriva la generación y fortalecimiento del capital social, entendido como la posesión de una red de relaciones que potencian la unión entre individuos, el reconocimiento y el
apoyo. Por último, permite cohesión social siendo este elemento lo que crea
un sentido de comunidad en base la existencia de vínculos, prácticas de respeto y mutua identificación entre las personas (CPP UC, 2015).