HISTORIA

 

Para qué?

Fundación Huertas Comunitarias busca cambiar esta realidad a través de la implementación de huertas y capacitaciones asociadas en sectores vulnerables, generando y entregando:

  • Sentido de pertenencia entre los vecinos, fortaleciendo los vínculos.
  • Un punto de encuentro con la naturaleza.
  • Conocimientos sobre técnicas de agricultura y alimentación en beneficio de la calidad de vida.
  • Crear un concepto de barrio positivo, donde las comunidades puedan aprender y crecer alejados de la delincuencia.
  • Disminuir gastos de alimentación, sin sacrificar una dieta sana.

En Fundación Huertas Comunitarias somos conscientes del aporte positivo que la naturaleza y el trabajo con la tierra tienen sobre las personas, tal como algunos estudios lo han señalado.

Uno de ellos es el del Departamento de Geografía y Estudios Urbanos de Temple University, EE.UU., donde se demostró que los barrios más verdes tienen una tasa significativamente menor de delincuencia. Según los expertos, esto se explica porque los espacios verdes incentivan a las personas a pasar más tiempo al aire libre de manera social y eso desalienta el crimen. Además, las plantas tiene un efecto terapéutico. La vegetación disminuye la fatiga mental y sus síntomas asociados, como la irritabilidad y la disminución del control de impulsos, ambos considerados precursores de la violencia.

Investigadores de la Universidad de Exeter estudiaron por 18 años datos de casi 10.000 ciudadanos de áreas urbanas del Reino Unido, descubriendo que cuando los espacios verdes aumentaban dentro de un radio de 4 kms., el bienestar general aumentaba en un 2% y los trastornos psicológicos caían en un 4%. En términos de «satisfacción de vida», el efecto era igual al 28% de estar casado y 21% de estar empleado.

Por estos datos, y muchos más, en Fundación Huertas Comunitarias apostamos por implementar huertas que ayuden a crear un barrio positivo, mejoren las relaciones sociales y la alimentación de la población.